domingo, 17 de mayo de 2020

¿Cuándo hay plagio? Análisis de casos prácticos - Material para la charla, entre tanto que hay...

MIÉRCOLES 20 DE MAYO 12.00 HS.


Material de apoyo para la Charla sobre Plagio:

Sugiero la lectura previa de este articulo referido al régimen legal uruguayo, con conceptos generales:

BUGALLO, Beatriz, “Sobre el plagio... esa plaga”,
en REVISTA DE DERECHO PÚBLICO - AÑO 22 - NÚMERO 44 - NOVIEMBRE 2013 - pp. 13-42 .
http://www.revistaderechopublico.com.uy/revistas/44/archivos/01_Bugallo.pdf (vis. 17/05/2020)


Dos lecturas generales sobre PLAGIO que me parecen excelentes:


Especial recomendación de lectura para reflexión sobre el tema:
POSNER, Richard, “The little book of plagiarism”, Pantheom Books, 2007.
https://books.google.com.uy/books/about/The_Little_Book_of_Plagiarism.html?id=E6dbtaPTk0wC&redir_esc=y
Tiene una edición traducida en español “El pequeño libro del Plagio”.

LÓPEZ FERNANDEZ, Elba “El plagio: la dicotomía entre la idea y la expresión de la idea”, en RICSH Revista Iberoamericana de las Ciencias Sociales y Humanísticas (2020) 9(17) 330-350
DOI: 10.23913/ricsh.v9i17.201
(También disponible on line, en Mendeley u otras bases)


Sentencias sobre PLAGIO en el blog de Jurisprudencia Derecho Comercial
https://jurisprudenciaderechocomercial.blogspot.com/

TAC 1º Reclamo por plagio frente al Estado y plazo...
TAP 1º Plagio de obra literaria
Plagio de obra literaria
Plagio. Obra musical. Inclusión de creación de dom...
TAC 6º Plagio de obra literaria. La Guía Naranja....
SCJ Plagio de un escrito forense
Chile. Plagio. Obra literaria. Preguntas incluidas...
Chile. Plagio. Evento musical. Obra literaria.
Argentina. Plagio de formato televisivo. Prescripc...
ARGENTINA. Plagio. Compendio de extractos jurispru...
Paraguay. Plagio. Obras literarias. Material didác...
ESPAÑA. Plagio o imitación de base de datos. “Boca...
ESPAÑA Plagio de curso Master en Mediación
ESPAÑA Plagio de formato televisivo, idea no se pr...
ESPAÑA. Plagio de fotografías
España, plagio de obra literaria, Guía de Primeros...
España, plagio de página web
España, plagio de software, insuficiente identidad...
ESPAÑA. Plagio de software.
España. Plagio de imagen corporativa.
España. Plagio obra arquitectónica, cocktelería.
España Plagio o imitación. Base de datos.
España. Plagio obra musical para obra publicitaria...
España. Plagio. Tesis doctorales. Obra literaria.
ESPAÑA Plagio, artículo periodístico, web
ESPAÑA Plagio cita idea originalidad
ESPAÑA Plagio de ideas no existe Proyecto
ESPAÑA Plagio de idas no existe
ESPAÑA Plagio de página web
ESPAÑA plagio, formato televisivo, registro
ESPAÑA plagio integridad, obra audiovisual, docume...
ESPAÑA. Plagio. Obra musical. La bicicleta.
ESPAÑA. Plagio. Muebles. Tumbona Saller
ESPAÑA Plagio obra literaria Texto Enfermería
ESPAÑA Plagio tesis Derecho 2019
ESPAÑA Plagio anuncios teletienda. Plagio. Origin...
ESPAÑA. Plagio en obra publicitaria, elementos com...




LINKs con casos de PLAGIO o sobre el tema
todos el 14/5/2020

https://www.plagiarism.org/

Concepto de Plagio, caracterización y ejemplos de qué no lo son
https://www.bacanika.com/seccion-cultura/guia-derechos-de-autor-plagio.html

Bernault, Carine, “Liberté de création, plagiat et droit d’auteur ”
https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-01004397/document

Análisis de más de cuarenta casos de plagios ocurridos en universidades o en ocasión de trabajos universitarios
https://www.plagios.org/casos/

Plagio de una fotografía, analizado en una sentencia, en Francia. Clara aplicación del principio: “Se juzga el plagio por las similitudes, no por las diferencias”
https://blog.droit-et-photographie.com/plagiat-condamnable-ou-inspiration-legitime/

El plagio de una obra arquitectónica
https://dictumabogados.com/e-dictum-publicaciones-derecho-mercantil/el-plagio-de-una-obra-arquitectonica/13739/

Il plagio musicale (en italiano)
https://www.dirittodautore.it/la-guida-al-diritto-dautore/loggetto-del-diritto-dautore/le-opere-musicali/il-plagio/

(Plagios de obras musicales) (en italiano)
https://www.diritto.it/il-plagio-musicale-tra-disciplina-e-casi-giurisprudenziali/

“Il plagio letterario in tesi di laurea, concorsi ed esami”, in Giuricivile 2020, 3 (ISSN 2532-201X), Di Cristiano Merluzzi, 4 Marzo 2020
https://giuricivile.it/plagio-letterario-tesi-concorsi-esami/

Web sobre plagios de Tesis
http://www.plagios.info/

Quando in una tesi c'è un plagio?
https://www.tesiverified.it/quandotesiplagio.jsp

“Así se comprueban los plagios de tesis”
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2018/09/13/comprueban-plagios-tesis/00031536838766730720812.htm

Led Zeppelin prevails in ‘Stairway to Heaven’ plagiarism case
(Sobre el caso de Led Zeppelin)
https://fortune.com/2020/03/09/led-zeppelin-stairway-to-heaven-plagiarism-case/

Casos de plagios contemporáneos, recientes.
https://plagiarismsearch.com/blog/plagiarism-lawsuits-top-10-most-interesting-cases.html
The World’s First “Plagiarism” Case, By Jonathan Bailey, October 4, 2011
https://www.plagiarismtoday.com/2011/10/04/the-world%E2%80%99s-first-plagiarism-case/

“El plagio en el contexto del derecho de autor”
http://www.scielo.org.mx/pdf/tla/v11n42/1870-6916-tla-11-42-00048.pdf

(Plagio de logos... )
https://www.paredro.com/10-casos-de-plagio-carteles-logos-e-ilustraciones/




domingo, 10 de mayo de 2020

Los planos de mensura inscriptos en el Registro público correspondiente, realizados por Ingeniero Agrimensor, ¿tienen la protección integral de los derechos de autor como obra protegida?

I Planos del Ingeniero Agrimensor como Obra Protegida


Los planos, en general, se encuentran en la enumeración de obras protegidas establecida en el artículo 5 de la Ley Nº 9.739 de 17 de diciembre de 1937 (en adelante Ley de Derechos de Autor).

De manera que, como todas las obras “del ingenio humano”, mientras tenga originalidad (proyección de la personalidad del autor), siendo realizadas por una persona física y no importa su destino, los planos constituyen una obra protegida por el Derecho de Autor.

Por su particular naturaleza de creación técnica intelectual, la originalidad en los planos abarca exclusivamente aquellas características específicas que cada profesional refleja o hace evidente en su trabajo. Indudablemente, hay soluciones técnicas, disposiciones normativas para la formulación de los planos y conocimientos de dominio público o no protegibles que se incluyen en estas obras, que necesariamente deberán tener todos los planos de mensura con un mismo objeto de medición: tales características no son protegibles por derechos de autor.

Como obra protegida, da lugar a que su autor tenga ambas categorías o clases de derecho de autor: derechos morales y derechos de explotación.


II El plano original inscripto en un Registro Público, destino sabido y necesario para la intervención profesional del ingeniero agrimensor, ¿necesita la autorización del autor y sus derechohabientes para su reproducción?


La interrogante no hace referencia a todos los planos en general, ni siquiera a todos los planos que realizan los ingenieros agrimensores.

Hace referencia solamente a aquéllos que se incorporan a un expediente y finalmente son inscriptos en un Registro Público con una finalidad o función de publicidad a la sociedad, dispuesta por la Ley. Se hace referencia a los “planos inscriptos” y que permanecen en el registro público correspondiente del Ministerio, a cuyos efectos de la inscripción fueron presentados.

Partiendo de la existencia de un autor de una obra intelectual, para responder esta interrogante corresponde resolver, pues, si la intervención o acto administrativo que determina la inscripción del plano en un Registro del Estado, impone algún tipo de limitación o excepción a los derechos de autor del ingeniero agrimensor interviniente (y firmante, como autor intelectual/profesional).

Cabe aclarar que los derechos morales de los autores no pueden ser modificados por ley alguna, mucho menos por decreto; ni siquiera pueden renunciarse indefinidamente, ni embargarse. Situación totalmente distinta tienen los derechos económicos o patrimoniales del autor, que sí pueden ser limitados por Ley, contrato, son disponibles, embargables y tienen un término de existencia. En este caso, está involucrado el derecho de reproducción de la obra.

Los derechos económicos o patrimoniales, particularmente el derecho de reproducción, pueden ser objeto de diversas limitaciones y excepciones en el Derecho Comparado, previstas expresamente, con el objeto de equilibrar diversos derechos o contemplar condiciones de necesidad de acceso a la obra en las que prevalece una necesidad de la sociedad (de distinto alcance).

Las propias leyes de Derechos de Autor contemplan distintas posibilidades, algunas de ellas previstas expresamente en el Convenio de Berna de 1886 para la protección de la propiedad literaria y artística (del cual el Uruguay es Estado Parte).


A) Posibilidad de limitación de derecho de reproducción según normas autoralistas

Sea un documento privado o público, siempre se identifica un autor que ejercerá los derechos correspondientes, tratándose de obra protegida. En este caso, no dudando de la posible calidad de obra protegida, nos planteamos si puede haber límite del derecho de reproducción por la circunstancia de que se lo incorpora, mediando trámite administrativo, en un registro público. Es decir: si el documento técnico elaborado por un profesional ajeno al Estado se convierte en documento público.

En cuanto al tema específico que nos ocupa, el Convenio de Berna plantea la reserva a la ley nacional de cada Estado parte, para la definición del tratamiento que merecen los documentos públicos administrativos que califica como “textos oficiales”. Al respecto dice:
“Artículo 2.- Obras Protegidas”
“4) Queda reservada a las legislaciones de los países de la Unión la facultad de determinar la protección que han de conceder a los textos oficiales de orden legislativo, administrativo o judicial, así como a las traducciones oficiales de estos textos.”


No hay norma expresa referida a este tema en concreto. Cabe destacar que la interpretación de “textos oficiales”, fruto de la traducción al español del idioma de la negociación del convenio, no implica necesariamente que se trate de leyes o normas generales. Se entiende que refiere a distinto tipo de pronunciamientos, incluso los calificados como tales por normas del Estado, no importa la relación jurídica del autor persona física con el propio Estado.

De todas maneras, la búsqueda de la respuesta, debemos realizarla directamente en la legislación nacional uruguaya.

En relación con este punto, en la Ley de Derechos de Autor, se establece:
“Art. 45. No es reproducción ilícita:” (...)
“5.° La reproducción fiel de las leyes, Códigos, actas oficiales y documentos públicos de cualquier género;” (...)


No cabe duda en el texto legal nacional, que tratándose de documentos públicos, cualquiera sea su género (no plantea ninguna distinción la Ley nacional) no se estará ante reproducción ilícita. Es decir: opera una limitación al derecho de reproducción del autor persona física que corresponda.

De esta forma, la primer respuesta concreta al punto es que: si el plano de mensura incorporado e inscripto en un registro público constituye un documento público, opera la limitación del derecho de reproducción de su autor al respecto.

B) La naturaleza documental (público/privada) del plano inscripto en un registro público

En el caso en particular, estamos ante un documento elaborado “fuera del ámbito de la Administración”, incorporado a un registro público, que tiene finalidades legales especialmente determinadas en las normas que lo regulan.

En la disposición legal que establece la creación del Registro de planos topográficos, al determinar cuáles serán los objetos de inscripción (planos originales mensura de autoría profesional de ingenieros agrimensores) que tendrán la constancia de inscriptos, queda en evidencia el cumplimiento del principio de legalidad, condición de la inscripción de documentos en Registros Públicos. Se identifica, pues, la norma legal correspondiente.

De manera pues, que no se trata de documentos privados comunicados, transcriptos o exhibidos ante una autoridad registral que controla y devuelve. Se trata de documentos exigidos a los ciudadanos como consecuencia de su calidad de propietarios de un bien, y uno de los ejemplares originales de plano de mensura debe ser entregado al Estado para su incorporación a un registro público.

Por su parte, el Decreto Nº 318/95, de 9 de agosto de 1995, reglamenta aspectos de la instrumentación administrativa del registro. Concretamente, en su artículo 15 se hace referencia al alcance de la carga legal de registro de plano de mensura dispuesta por la norma legal correspondiente, en la siguiente forma:
“Artículo 15 Inscripción al Registro - La inscripción es el acto por el cual la Dirección General del Catastro Nacional incorpora definitivamente al Registro General de Planos de Mensura el plano cotejado, que pasa a ser Plano de Mensura Registrado y le otorga la calidad de documento público.
Se presentarán o remitirán las copias que se indican en el Artículo 17, conjuntamente con la copia a que se refiere el literal último del artículo precedente y demás recaudos legales, reglamentarios o fiscales requeridos, teniendo la Dirección General del Catastro Nacional a partir de ese momento, un plazo de cinco días hábiles para la inscripción en el Registro.”


En cuanto a este punto, naturaleza público/privada del plano de mensura, la (segunda) respuesta concreta que encontramos es que: tratándose del plano de mensura original incorporado al Registro Público de planos de mensura, la imposición legal de inscripción y la determinación expresa que hace del mismo el decreto reglamentario correspondiente, deja en claro que se trata de un documento público.

En conclusión:

Atendiendo la posibilidad de limitar derechos de reproducción de cualquier autor, remitida en este caso a la ley nacional (que la prevé), y aclarada la naturaleza de documento público del plano de mensura inscripto, cabe contestar que cuando el Estado uruguayo expide una copia de plano de mensura inscripto no involucra el derecho patrimonial de reproducción de su autor.

Es decir, no corresponde que el titular de derechos (sea el autor o sus correspondientes derechohabientes, sea por cesión a título singular o por sucesión por causa de muerte) ejerza la facultad de autorizar ni poner condiciones patrimoniales, para la reproducción de sus planos originales inscriptos en el citado registro público, elaborados en virtud de su acto intelectual técnico-profesional.

Podemos agregar también que, en definitiva, valorada como limitación o excepción a los derechos del autor, la reproducción de los planos de mensura inscriptos en el Registro de los planos de mensura salva la Regla de los Tres pasos, dispuesta como evaluación de legalidad por los tratados internacionales de la materia. En el caso del Convenio de Berna (artículo 9.2, Acta de 1967), se refiere especialmente al derecho de reproducción (justamente el involucrado en este cas), mientras que en el AADPIC (artículo 13) se refiere en general a todas las obras protegidas.

Es decir que, aplicando la referida regla internacional que es derecho positivo en el derecho uruguayo:

a se trata de un caso especial, que tiene una previsión legal expresa;

b no atenta contra la explotación normal de la obra, pues los planos de mensura no existen y se inscriben “para ser copiados” como función única o exclusiva;

c la copia que, por su calificación como documento público, inscripto en un documento público, realice el titular del Registro público no perjudica injustificadamente los intereses legítimos del titular de los derechos; el trabajo del ingeniero agrimensor no consiste en la reproducción de un plano inscripto en registro público, y la razón por la cual se fundamenta la condición de documento público administrativo y que el Estado como titular del Registro público pueda hacer copia para los ciudadanos interesados, implica el cumplimiento de un objetivo legal de interés general, no solamente previsto en la Ley, sino también reconocido por dichos profesionales – autores, desde la primera vez que se inscribió un plano de agrimensor en Uruguay hace varias décadas.

No constituye este tipo de situación una circunstancia documental aislada en el caso de documentos inscriptos en registros públicos en el derecho nacional, por el contrario tiene siempre lugar cuando se incorpora un documento presentado por el administrado a un registro. Solamente, por mencionar un caso, tenemos a los documentos de patentes de invención (o de otros institutos de la propiedad industrial). Cuando un inventor o un profesional que él ha contratado (un químico, ingeniero o cualquier otro) elabora documentos sobre los cuales solicita patente de invención, una vez dictado el acto administrativo que la concede, los documentos del expediente se incorporan al registro y no corresponde solicitar autorización de tipo alguno a la o las personas físicas con calidad de autor en ocasión de ninguna de las copias (en soporte papel u on line) que se proporcionen de la patente registrada.


III Extensión de los derechos del autor del ingeniero agrimensor


Esta limitación del derecho de reproducción de los planos de mensura originales inscriptos por imperio legal en el referido registro público, no agotan los derechos del autor.

El Ingeniero Agrimensor permanece ejerciendo los derechos morales respecto de dicho plano inscripto. Es decir, puede reclamar contra su plagio, o contra un atentado al derecho de integridad (una mutilación o modificación) que lo altere, entre otros.

Asimismo, es de destacar que el Ingeniero Agrimensor conserva cualquier otro derecho patrimonial o económico en relación con OTROS ORIGINALES de ese mismo plano de mensura que no estén inscriptos en el registro público. La limitación, dado el cambio de naturaleza del documento, solamente tiene efecto respecto de aquel original que fue incorporado al registro de planos de mensura y, como documento, devino en documento público en virtud de dicha intervención estatal.


domingo, 23 de febrero de 2020

Del artista y sus "aprendices" o ayudantes del taller

Me refiero a una muy interesante nota publicada el domingo 23 de febrero en el diario ABC de España, que analiza diversos aspectos sobre los artistas plásticos que produjeron a lo largo de la Historia obras de gran porte o gran número de obras, más de lo que un solo ilustre plástico puede hacer, y que supieron organizar un taller con aprendices. A veces con cientos de ellos.

En visión de marketing y organización más de fábrica hoy incluso se analiza con visión de "marca" y pueden plantearse temas muy interesantes relacionados con derechos de autor.

El artículo es el siguiente:

Artistas S.A.: ¿talleres o fábricas de producción?

https://www.abc.es/cultura/arte/abci-artistas-talleres-o-fabricas-produccion-202002230049_noticia.html

Una reflexión interesante, con cita de jurisprudencia existente en España es la siguiente:

"Pero, ¿no hay problemas con los derechos de autor de quienes trabajan en esos estudios? ¿Tienen algún tipo de reconocimiento? En 2016 saltó una polémica en España. Fumiko Negishi, ayudante entonces del popular artista valenciano Antonio de Felipe, le demandó ante los tribunales por despido improcedente y reclamó la autoría de 221 obras del artista. Aunque en primera instancia se falló que el artista debía indemnizar a la japonesa con 24.393 euros, se reconocía que el trabajo creativo de la obra artística era de Antonio de Felipe: él era el único autor de sus obras."

Recuerdo haber leído jurisprudencia francesa de unos veinte o treinta años atrás haciendo referencia a esos mismos temas.

domingo, 16 de junio de 2019

Landlord liability y piratería de marcas

En estos últimos días he escuchado varias veces la referencia a que, para el caso de comerciantes o fabricantes que cometen delitos/infracciones legalmente calificables como piratería de marcas se pueda llegar más allá de la responsabilidad del propio infractor, a quienes permiten el contexto de ejecución de tal delito.

Me parece una aplicación muy precisa del tema general “responsabilidad del propietario o administrador de inmuebles para alquilar” (landlord liability, en inglés), que contempla de forma muy lógica la realidad.

Cuando comerciantes o fabricantes alquilan un local, un inmueble, el propietario de ese inmueble sabe o debe saber qué actividades van a realizar sus arrendatarios. No es imposible que un propietario de inmueble ignore, en alguna oportunidad, qué operaciones realiza su arrendatario... después de todo la responsabilidad es subjetiva en Uruguay y el conocimiento que efectivamente tenga o el que deba tener, será considerado. Sin embargo, en la práctica, muchas veces es notoria la actividad de piratería: un propietario que cobra la mensualidad, a veces superior a lo normal en ese mercado, tiene idea muy concreta sobre la fuente de los ingresos de su arrendatario. Es lógico que también sea cuestionado en su responsabilidad (sea civil o penal, según el caso) cuando se beneficia también y hace posible la actividad ilegal. Pensemos en el caso de delitos relacionados con el tráfico de drogas, por ejemplo. O en caso de clínicas clandestinas... Entre tantas otras situaciones.

En razón de ello, son numerosas las ofertas de seguros de responsabilidad civil que alcanzan los riesgos de los propietarios de inmuebles que se dan en alquiler. Especialmente, es una oferta de contratación muy común en el derecho anglosajón.

Nos ocupa la concreta aplicación de la responsabilidad del propietario o administrador del arrendamiento del local o inmueble, en general, donde tienen lugar las actividades de piratería de marcas.

Creemos que sí, que se puede llegar en tanto se plantee la acción de responsabilidad siguiendo los puntos correspondientes que exige el Derecho uruguayo. Es una posibilidad tanto para la piratería de marcas o de derechos de autor, como en cualquier otro supuesto de infracción o delito que pueda ser cometido por quien arrienda un inmueble.

Es un interesante desafío para la adaptación y planteo en el Uruguay de posiciones generales, de derecho comercial y civil, que hace tiempo se plantean en el Derecho Comparado. Hay varios casos que la plantean.

Una muy interesante sentencia al respecto del TJUE de 7 de julio del 2016, se da en el caso DELTA CENTER, en la cual se entiende que hay responsabilidad del titular del shopping center o mall respecto de los ilícitos marcarios.

LINK: https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/ALL/?uri=CELEX%3A62015CJ0494
Sentencia del Tribunal de Justicia (Sala Segunda) de 7 de julio de 2016.
Tommy Hilfiger Licensing LLC y otros contra DELTA CENTER a.s.
Petición de decisión prejudicial planteada por el Nejvyšší soud České republiky.
Procedimiento prejudicial — Aproximación de las legislaciones — Directiva 2004/48/CE — Respeto de los derechos de propiedad intelectual — Concepto de “intermediario cuyos servicios hayan sido utilizados por terceros para infringir un derecho de propiedad intelectual” — Arrendatario de un mercado cubierto que subarrienda los puestos de venta — Posibilidad de dictar un requerimiento contra dicho arrendatario — Artículo 11.
Asunto C-494/15.
Digital reports (Court Reports - general)
ECLI identifier: ECLI:EU:C:2016:528

Algunos pasos se pueden considerar intentados,al menos, en diversos países aunque tomen el fenómeno precariedad e ilegalidad en general, no siempre específicamente referido a propiedad intelectual. Se conceptualiza al Administrador de ferias y mercados como “agente de información” responsable frente a autoridades de aplicación de la ley, en sus diversos ámbitos de competencia.
Hay un Proyecto de Ley en la Cámara de Diputados de Argentina, presentado el 22 de noviembre de 2016, que procura impedir la venta de mercadería ilegal y desleal en los mercados, que hace referencia a “la Responsabilidad del Organizador o Administrador de una Feria y/o Mercado (Landlord Liability), que surge en Estados Unidos y que en la actualidad se aplica en diferentes partes del mundo. ”
No hace referencia directa a la piratería de la PI, pero queda comprendida en los temas atendidos, dado que establece la obligación del administrador de mercados o ferias de informar sobre aspectos referidos a la actividad que se desarrollen en los locales del inmueble administrado. Quien es responsable de informar, es responsable si no informa...
En cuanto a trámite, solamente surge que se encuentra en la comisión de Comercio de Diputados, Argentina.
LINK: https://www.diputados.gob.ar/proyectos/proyecto.jsp?exp=8241-D-2016


Esta responsabilidad del propietario o administrador de inmuebles se puede encontrar combinada con la acción de “disregard of legal entity” para llegar efectivamente a la sanción en la responsabilidad de quien se beneficia (todos ellos) por la ganancia de la piratería. Hay casos en la jurisprudencia norteamericana, también del 2016.
“Landlord liability: counterfeit merchandise, vicarious liability and aiding and abetting infringement
Authors: Karen MacDonald, Mat Brechtel”
LINK: LINK: https://www.nortonrosefulbright.com/en/knowledge/publications/c83e41a7/landlord-liability-counterfeit-merchandise-vicarious-liability-and-aiding-and-abetting-infringement">https://www.nortonrosefulbright.com/en/knowledge/publications/c83e41a7/landlord-liability-counterfeit-merchandise-vicarious-liability-and-aiding-and-abetting-infringement">LINK: https://www.nortonrosefulbright.com/en/knowledge/publications/c83e41a7/landlord-liability-counterfeit-merchandise-vicarious-liability-and-aiding-and-abetting-infringement


Detalles específicos a la aplicación de esta acción en el Derecho uruguayo, en el blog del Dr Edgardo Ettlin, quien recoge notas sobre conferencias dictadas al respecto.

LINK: “MARCAS Y LANDLORD LIABILITY”
“NOTAS SOBRE RESPONSABILIDAD CIVIL DEL PROVEEDOR DE SITIOS DE MERCADEO O DE COMERCIALIZACIÓN (LANDLORD LIABILITY) POR INFRACCIONES MARCARIAS (Y ALGO SOBRE DERECHOS DE AUTOR)”
https://edgardoettlin.blogspot.com/2019/05/marcas-y-land-liability.html?m=1&fbclid=IwAR3O8HygSWdiEoq0XP6FIZx7ZqtlOJ0gCDLT1RbF5wdQALbTdchhL3y5Izg



Pedro Figari, "El Patio"

martes, 12 de marzo de 2019

Avances en Uruguay: Tratado de Singapur sobre el Derecho de Marcas

Desde el año 2009 está tramitándose en el Uruguay la posibilidad de ser parte del Tratado de Singapur sobre Derecho de Marcas, su Reglamento y Resolución suplementaria, posterior de implementación. Silenciosamente, ha venido avanzando.

Para el día de hoy, 12 de marzo de 2019 (citación 267), está incluido el punto en el Orden del Día de la Cámara de Representantes (Diputados). Según he visto de la ficha legislativa es la primera vez que llega el tema a nivel de planteo de plenario en una de las cámaras legislativas nacionales.

Como este es el año final de la legislatura actual, sinceramente, no tengo expectativas de que dé el tiempo de pasar a la otra cámara, a la comisión correspondiente, se informe, entre a Plenario de Senadores y se apruebe... Ojalá me equivoque y haya voluntad política para dejarlo aprobado antes que termine el ciclo. No creo que sea un tema que complique políticamente ningún interés partidario, al punto que haya razones para que no se tome en cuenta en un año electoral (que siempre es delicado en cuanto a temas de aprobación legislativa).

Recordamos que el Tratado de Singapur sobre derecho de marcas consagra una serie de aspectos básicos de derecho de marcas, conceptos base para aplicación nacional y de garantías operativas en registro y ejercicio de derechos subjetivos de los titulares.
Es una evolución del texto aprobado sobre Derecho de marcas en el 1994, el TLT, al cual supera en factibilidad de aplicación. En realidad, desde nuestra perspectiva nacional, no implica cambios sustanciales en la ley aplicable que se encuentra conceptualmente acorde. Sí favorece la comunicación y armonización entre oficinas, y otros aspectos adjetivos de registro (no aspectos de garantías de derechos, que están satisfechos en el ordenamiento uruguayo), por lo que está bueno integrar el Sistema de Singapur.

Este Tratado fue adoptado en el 2006 y en el 2009 entró en vigor. Es creciente su vigencia internacional.


LINK a carpeta legislativa:

https://legislativo.parlamento.gub.uy/temporales/D2018110114-005323582.pdf

LINKs a Tratado
https://www.wipo.int/publications/es/details.jsp?id=332&plang=ES
https://www.wipo.int/treaties/es/ip/singapore/

Dejamos a continuación:

1 Transcripción del anterior pasaje para informe en Cámara de Representantes.

Diario de Sesiones de la CÁMARA DE REPRESENTANTES
NÚMERO 4206 MONTEVIDEO, JUEVES 22 DE NOVIEMBRE DE 2018:

“La Comisión de Asuntos Internacionales se expide sobre los siguientes proyectos de ley:
• por el que se aprueba el Tratado de Singapur sobre el Derecho de Marcas, su Reglamento y la Resolución de la Conferencia Diplomática Suplementaria al Tratado de Singapur sobre el Derecho de Marcas y su Reglamento.
C/161/010 ”

2 PrintScreen del Orden del Día de HOY.

jueves, 31 de enero de 2019

Prescripción y vales: el comienzo del plazo

Nos vamos a referir a la prescripción extintiva del accionamiento cambiario cuyo fundamento se encuentra en una obligación cambiaria contraída en un vale. Es decir, al modo de extinguirse los derechos y las obligaciones, derivado del no uso o ejercicio de los mismos durante el plazo señalado en la ley, para estos documentos en particular (COUTURE, Eduardo, Vocabulario Jurídico, tercera reimpresión, pág. 469).

1 Extensión del plazo de prescripción extintiva de vales

El plazo general de prescripción de las obligaciones cambiarias del librador de un vale se encuentra actualmente previsto en la renovada redaccion del artículo 1019 numeral 1º del Código de Comercio,que dice así:
“Artículo 1019
Se prescriben por cuatro años;
1. Las acciones provenientes de vales, conformes o pagarés contra el librador, si la deuda no ha sido reconocida por documento separado.
Los cuatro años se contarán desde el vencimiento o desde la fecha de la sentencia de condenación prevista en el artículo 1606 de este Código en su caso.”
Se trata del texto dado por artículo 26 de la ley Nº 17.292 de 25 de enero del 2001. El plazo de cuatro años se encontraba ya desde tiempo atrás incorporado a la legislación nacional, por imposición de una ley interpretativa que debió promulgarse luego de la reforma cambiaria de la década de los setenta (siglo veinte) que no se había pronunciado expresamente sobre dicho tema y suscitaba dudas en la doctrina y en la jurisprudencia. Me refiero al Decreto-ley Nº 15.631 de 26 de setiembre de 1984, artículo 4, que puso fin a la discusión.

Los restantes plazos surgen de la aplicación del régimen de la letra de cambio a los vales, conformes y pagarés ante ausencia de norma expresa para estos últimos títulos. Rige el artículo 116 del Decreto-Ley No. 14.701, norma establecida para la letra de cambio (un año o seis meses).

De modo que, en cuanto a los vales, los plazos de prescripción son los siguientes:

- 4 años, si se trata de la acción contra el librador o su avalista;

- 1 año, si se trata de una acción de regreso contra endosantes o sus avalistas;

- 6 meses desde que el endosante pagó, si se trata de acción de reembolso iniciada por un obligado cambiario que pagó el título contra endosantes precedentes.

Si hubo un reconocimiento de la deuda por documento separado al vale, cambia la naturaleza del instrumento de la obligación que pasará a ser de veinte años. Ya no es obligación cambiaria en este caso.

En cuanto a las acciones causales, ha de tenerse presente que tendrán el plazo de prescripción que corresponda según la propia reglamentación de cada una de ellas, mientras que en todo caso, la acción de enriquecimiento prescribe al año de que se perdió la acción cambiaria, según establece el artículo 116 LTV inciso final.

2 Desde cuándo se cuenta la prescripción

2.1 Principio general

La norma expresa que se cuenta el plazo desde el “vencimiento”. Es decir, desde el momento en que es exigible la deuda.


2.2 Caso de vales con vencimiento a la vista

En materia de plazos de prescripción ha dado lugar a opiniones diversas la forma de cómputo de la misma en el caso de vencimiento a la vista. Se ha considerado, en posición que compartimos, que teniendo en cuenta el plazo máximo de un año para la presentación al pago establecido por el artículo 79 del Decreto-ley Nº 14.701 para la letra de cambio a la vista, será a partir del transcurso de dicho año que se comenzará a computar el plazo de prescripción que corresponda.
"Entiende el Tribunal que fue igualmente bien rechazada la excepción de prescripción. Atendiendo a las consideraciones efectuadas por el sentenciante apelado y por la demandante en el curso del proceso así como a las opiniones doctrinarias por ellos aportadas a la causa, estima, en efecto, que en el caso de autos - y por tratarse de un vale extendido a la vista, no presentado oportunamente a los obligados- el término de prescripción establecido por el art. 4 del D.L. No. 15.631 debe contarse desde el vencimiento del año previsto por el art. 79 del D.L. No. 14701 para la presentación al pago del documento, esto es desde el 30 de junio de 1987."
Tribunal de Apelaciones en lo civil de 4to. turno
Alonso de Marco - Perera - Ruibal Pino
c. 12.290 L.J.U.

Es aplicación de lo dispuesto para el caso de la letra de cambio.


2.3 Caso de vales con vencimiento escalonado


En el caso de los vales con vencimiento escalonado, vencimiento sucesivo o vale con cuponera (previstos en el artículo 125 decreto-ley Nº 14.701, en redacción dada por la Ley 16.788) no hay unanimidad en la doctrina respecto del momento en el cual comienza a computarse el plazo de prescripción.

Al respecto, corresponde diferenciar dos situaciones: que se haya previsto la cláusula de exigibilidad del total pendiente de pago por incumplimiento de una cuota o que no se la haya previsto.

Si se previó la cláusula de vencimiento anticipado por no pagar una o más cuotas, hay dos posiciones en la doctrina.

Por un lado, quienes entienden que el vencimiento a partir del cual se cuenta la prescripción de la obligación que deviene exigible por la caducidad de los plazos es la fecha en que resulta incumplida la referida cuota. Por ejemplo, habiendo tres cuotas mensuales a partir del cupón del 31 de enero, si se incumple la primera el 31 de enero, esa será la fecha para contar el plazo de cuatro años contra el librador (y los demás plazos...).

Por otro lado, otra posición sostiene que el plazo comienza al vencimiento de la última culta pactada, por ser tal el plazo general de exigibilidad que se tuvo en cuenta en términos globales de la obligación total. El fundamento es que la prescripción es de la acción referida al documento, más allá de los pactos sobre exigibilidad que eventualmente puedan tener lugar. En esta posición, el vencimiento anticipado del total pendiente de pago por incumplimiento de una cuota permite al tenedor realizar todos los accionamientos de pago que quiera. Pero ese tiempo no se tiene en cuenta como prescripción si no quiere accionar. Por ejemplo, siguiendo el arriba mencionado, la plazo de prescripción correrá a partir de la fecha de la cuota tres, la del mes de marzo. Por más que si no cumplió la cuota o vencimiento parcial de enero, desde el 31 de enero el tenedor puede hacer el reclamo patrimonial de cobro.

En la jurisprudencia no hay demasiados pronunciamientos al respecto. Desde tiempo atrás, hay casos partícipes de esta última posición: que el punto de partida de la prescripción extintiva es el correspondiente al final, a la fecha de la última de las cuotas o vencimientos parciales fijados, por más que se pueda accionar reclamando el pago antes, en virtud de haber previsto la cláusula de vencimiento anticipado. Veremos algunos casos.

Sentencia de 1987

"Contra la ejecución del saldo de un vale pagadero en 40 cuotas se opone la prescripción basada en la cláusula que da al acreedor derecho a ejecutar el saldo, producida la falta de pago de dos amortizaciones sucesivas; la que no se ajusta estrictamente a la previsión del art. 122 D.L. 14,701, que dice: "...hará exigible el pago de la totalidad...". La fórmula del texto legal es imperativa; la del título valor es facultativa-potestativa del acreedor. Esto hace aplicable el art. 123 del D.L. cit., que deriva en la nulidad de la cláusula de vencimiento referida, la que no desnaturaliza el título.
Con lo que el vale de autos se hizo exigible con el vencimiento de la última cuota (arts. 78 y 125 D.L. cit.).
Entonces, el plazo de prescripción comienza a correr vencido el plazo estipulado en el vale en ejecución, o sea, 40 meses después del inicio de la operación.
La interrupción de la prescripción tiene lugar aquí por la notificación de la citación a excepciones, equivalente del emplazamiento judicial de la demanda (art. 1026 No. 2 C. Com.). Y la misma ocurrió antes del término de 4 años contados a partir del vencimiento arriba referido (vencida la última cuota)."
(JUZGADO LETRADO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL DE 7º TURNO - Sent. 130/87, Gutiérrez ADC, tomo 4, caso 247.)

Sentencia de 2008

“II. Como señala el Dr. Simón en su voto, el término "vencimiento" debe ser entendido en su sentido natural, que lo es el de la fecha de exigibilidad pactada en el documento.
La circunstancia de que se admita por la ley el pacto de caducidad automática de toda la deuda (que configura un "vencimiento" eventual simple de toda la deuda) ha sido llamada "caducidad" para distinguirla del vencimiento cierto que es el fijado en el documento.
Ha de interpretarse, entonces, como una disposición a favor creditoris, concediendo un derecho potestativo al acreedor pero no obligándolo a considerar vencido el total, lo que incluso tampoco favorecer?a al deudor al impedirle pagos tardíos o no morosos.
El vencimiento originario no desaparece, sino que permanece.
Pero se faculta al acreedor a actuar en base al mismo, o vencimiento sucesivos, o a considerar vencida toda la deuda.
Y ha de tenerse presente que en tal caso cambia el cómputo de intereses, porque ya no puede percibirse compensatorio hasta el final; empieza a correr el moratorio pero cesa el compensatorio.
Por eso también se habla de vencimiento anticipado.
En consecuencia, estima el Sr. Ministro votante que el plazo de prescripción ha de computarse desde el vencimiento natural originariamente pactado, tal como sostiene la parte actora y la sentencia de primera instancia, en tanto tal solución se amolda mejor con la ratio de toda la normativa y resulta más justa.
Y desde otra óptica, admitir la tesis del demandado sería amparar la mala fe o tolerar un accionar basado no ya en la propia culpa sino en el propio ilícito (incumplimiento).”
(TAC 5, Sentencia Nº 74/2008 de 21 de julio de 2008, Ministros: Presa (red.), Fiorentino, Simón)

Sentencia del 2013

“III
También se coincide con la Sede a quo en la desestimatoria de la excepción de prescripción.
Las partes acordaron cancelar el crédito en 10 cuotas anuales y consecutivas de U$S 26.250, venciendo la primera de ellas el 30 de junio de 2004 (fs. 2).
Por ende, el vencimiento de la última cuota se produciría recién el 30 de junio de 2013.
Al no poder hablarse de prescripción de la “cuota”, sino de la “acción” emergente del “título valor”, el dies a-quo del cómputo de la prescripción cuatrienal, debe comenzar desde esta última fecha, según lo tiene admitido la Sala desde su anterior integración (v.g. sentencia nº 74/2008)
Como la posibilidad de poder exigir la totalidad de la deuda ante el no pago de una de las cuotas, no repercute en la fecha de vencimiento del título, sino que se trata de mera facultad concedida al acreedor ante el incumplimiento parcial de una o más cuotas, según lo pactado, en el caso la caducidad convencida habilitaba a la acreedora a promover la acción cambiaria incluso antes de que comenzara a correr el término de prescripción, tal como efectivamente sucedió en el subcausa; obstándose así a la configuración de prescripción.
(TAC 5, sentencia DFA-0004-000888/2013 MET-0004-000468/2013, de 18 de diciembre de 2013, Ministros: Gradin, Simón (red.), Florentino)

Me parece muy lógico el fundamento de la posición mayoritaria.


M8 Derecho Cambiario uruguayo
http://derechocomercialbeatrizbugallo.blogspot.com.uy/2016/02/manual-de-derecho-cambiario-uruguayo.html

MN Derecho Cambiario uruguayo
http://derechocomercialbeatrizbugallo.blogspot.com.uy/2016/02/derecho-cambiario-uruguayo-manual.html

Guía de Normativa de Derecho Cambiario uruguayo:
http://derechoyempresa-beatrizbugallo.blogspot.com.uy/2017/05/uruguay-guia-general-de-normativa-de.html




TEXTO DEL PAGARÉ ARRIBA INCORPORADO, FUENTE: Europeana
Pagaré a favor de Pedro Estrada por la cantidad de 200 reales de vellón a pagar los días primero de mayo y de junio de 1836.

Mariano José de Larra (Madrid, 1809-1837) fue periodista, crítico satírico y literario, escritor costumbrista y uno de los más importantes exponentes del romanticismo español. Escribió bajo los seudónimos de Fígaro, Duende, Bachiller y El pobrecito hablador, situando a España en el centro de su obra crítica y satírica.

Este documento pertenece a la Colección Jesús Miranda de Larra, constituida por la donación que en febrero de 2010 Jesús Miranda de Larra, descendiente de Mariano José de Larra, hizo al Museo al Romanticismo. La conforman objetos personales del escritor, junto con más de un centenar de documentos. Entre estos podemos distinguir principalmente manuscritos de sus obras, documentos personales y correspondencia.

Pagaré a favor de Pedro Estrada por la cantidad de 200 reales de vellón a pagar los días primero de mayo y de junio de 1836

miércoles, 30 de enero de 2019

Yatecomeré gana batalla europea a YateKomo: confirman Tribunal EUIPO

La marca gallega “Ya te comeré” logró que su posición se confirmara no solamente en la EUIPO sino también en el Tribunal General de Luxemburgo, frente a la catalana “YaTeKomo”.

Comienza todo cuando el 2 de abril de 2013, The GB Foods, S.A., grupo que desarrolla varios productos de visibilidad en su rubro en España, solicitó ante la Oficina europea de marcas, en ese entonces todavía OAMI, hoy la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) el registro como marca de la UE del signo denominativo YATEKOMO. Lo solicitó para varios productos alimenticios: carne, pescado, carne de ave y carne de caza; frutas y verduras, hortalizas y legumbres; jaleas ; huevos; leche y productos lácteos; aceites y grasas comestibles; entre otros.

Se superpuso con el registro efectuado por la empresa Yatecomeré SL, empresa gallega con sede en Ribadumia (Pontevedra), quien en mayo del 2015 presentó una solicitud de nulidad de la marca Yatekomo, respecto de todos los productos, por riesgo de confusión. La marca base del recurso es una marca figurativa española.

Dos pronunciamientos de la EUIPO le dieron la razón, parcialmente, al reclamo de los titulares de la marca gallega.

En junio de 2016, la EUIPO estimó parcialmente la solicitud de nulidad: entendió que existía riesgo de confusión, y anuló la marca de la empresa catalana respecto de la carne, pescado, carne de ave y carne de caza; helados; miel, jarabe de melaza; sal; mostaza; vinagre, y salsas. The GB Foods mantuvo su registro únicamente para: arroz; tapioca y sagú; harinas y preparaciones a base de cereales; pan, productos de pastelería; azúcar; levadura, polvos de hornear; hielo.
Los titulares de YaTeKomo recurrieron ante el tribunal de la EUIPO, que también en 2016, coincidió con el pronunciamiento anterior, entendiendo que había nulidad parcial por riesgo de confusión. Se trató en este caso de la Resolución de la Quinta Sala de Recurso de 13 de marzo de 2017, asunto R 1506/2016-5, en Sala integrada por G. Humphreys (Presidente), V. Melgar (Ponente) y A. Pohlmann (Miembro), que hace una muy prolija comparación de las marcas contrastadas en este caso, en sus distintos niveles. De la referida Resolución destacamos estos párrafos finales:
“Apreciación global del riesgo de confusión
64 La apreciación global del riesgo de confusión implica una cierta interdependencia entre los factores tomados en consideración, y en particular, la similitud entre las marcas y la existente entre los productos o los servicios designados. Así, un bajo grado de similitud entre los productos o servicios designados puede ser compensado por un elevado grado de similitud entre las
marcas, y a la inversa (“Lloyd Schuhfabrik”, antes citada, § 19).
65 Los productos han sido considerados parcialmente idénticos y parcialmente similares en distintos grados. Los productos están dirigidos al público en general, con un nivel de atención medio. El grado de distintividad de la marca anterior es normal.
66 Los signos han sido considerados similares visualmente en un grado medio, así como conceptual y fonéticamente similares en un grado alto en tanto en cuanto comparten la mayoría de sus letras de los vocablos “yatecomeré /YATEKOMO”.
67 El elemento figurativo de la marca anterior, por otro lado, refuerza la acción de comer de dicha denominación con lo cual es un elemento débil en el signo anterior; además, en cualquier caso, los elementos verbales tienen un mayor impacto sobre el consumidor que los componentes figurativos de las marcas en cuestión.
68 En cuanto a la frase promocional “el vacio que te llena” del signo anterior, esta es menos distintiva que la denominación “yatecomeré” y no es un elemento dominante.
69 La Sala señala que fonéticamente las marcas son altamente similares dado que la letra “C” y la “K” respectivamente se pronuncian igual en español y recuerda que la frase promocional de la marca anterior no será pronunciada por el consumidor.
70 Por último, conceptualmente su similitud es alta ya que ambos signos se refieren igualmente a la acción de comer pero simplemente en tiempos o momentos diferentes.
71 Cabe recordar que el consumidor medio rara vez tiene la posibilidad de comparar directamente las marcas, sino que debe confiar en la imagen imperfecta que conserva en la memoria.
72 Por tanto, teniendo en cuenta todo lo anterior la Sala confirma la apreciación de la División de Anulación que consideró que las diferencias existentes entre los signos no son suficientes para contrarrestar las similitudes entre los mismos, por lo que el consumidor puede llegar a la conclusión de que los signos referidos respecto a productos idénticos o similares en distinto grado tienen un mismo origen empresarial.
73 Se podría dar el caso además que el consumidor incluso podría considerar que la marca impugnada es un signo derivado del anterior con el que la titular de la marca podría identificar una nueva línea de productos asociando, por lo tanto, ambos signos confrontados.
74 En vista de lo precedente, la Sala confirma la conclusión alcanzada por la División de Anulación cuando consideró que existe riesgo de confusión entre el público mencionado.”

No conforme con esta decisión legal, el titular de YaTeKomo recurre esta resolución. Los argumentos para reclamar se sustentaban en torno a lo que consideraron “errores de apreciación” al entender que que existía riesgo de confusión y anular la marca “YATEKOMO” aunque fuera parcialmente. No habrían tomado en consideración, según la empresa catalana la definición del público pertinente y a la comparación de las marcas enfrentadas y de los productos de que se trata.

El Tribunal General de Justicia de la Unión Europea por sentencia del 29 de enero de 2019 desestima el recurso, confirmando todos los puntos de la resolución de la EUIPO a la que nos hemos referido. Entendió que efectivamente había riesgo de confusión efectivo, pues el público de ambas empresas es o puede ser el mismo. Hay varios puntos de interés en la referida sentencia, como el referido a la consideración de público pertinente, la valoración de la comparación entre las marcas y demás.

Sugerimos la lectura de cada punto de la sentencia mencionada, sin perjuicio de lo cual, transcribimos algunos párrafos.
“ Sobre el público pertinente
43      La recurrente sostiene, en esencia, que la Sala de Recurso definió de manera errónea, en los apartados 21 y 65 de la resolución impugnada, el público pertinente respecto de todos los productos controvertidos como el público en general, cuyo nivel de atención es medio. Según afirma, el público pertinente en el caso de los productos designados por la marca anterior lo componen profesionales del sector gastronómico o consumidores especializados que buscan productos de alimentación de alta gama, cuyo nivel de atención es superior al del público en general. Así lo acreditan, en su opinión, la naturaleza de los productos, su precio elevado, sus canales específicos de distribución (pequeñas tiendas gourmet) y la estrategia adoptada para su comercialización, en particular a través del sitio de Internet de la coadyuvante, donde se afirma que es «¡una empresa de chefs para chefs!». En cambio, el público pertinente en el caso de los productos controvertidos es el público en general y, concretamente, un público adolescente o joven, de entre 18 y 35 años, que busca productos de comida rápida, modernos y divertidos, y que está muy influido por el impacto publicitario del producto. Al ser el público pertinente en el caso de los productos designados por la marca anterior radicalmente diferente del de los productos controvertidos, se excluye cualquier riesgo de confusión.
44      La EUIPO y la coadyuvante rebaten las alegaciones de la recurrente.
45      A este respecto, es preciso considerar que, en la medida en que, como señaló acertadamente la Sala de Recurso en los apartados 20 y 21 de la resolución impugnada, las dos marcas en conflicto han sido registradas para productos alimenticios de la clase 29 o de la clase 30, sin restricción alguna, la Sala de Recurso también estimó acertadamente, haciendo referencia a la jurisprudencia [véanse, en este sentido, las sentencias de 15 de abril de 2010, Cabel Hall Citrus/OAMI — Casur (EGLÉFRUIT), T‑488/07, no publicada, EU:T:2010:145, apartados 3, 6, 7 y 49, y de 17 de diciembre de 2010, Chocoladenfabriken Lindt & Sprüngli/OAMI (Forma de un conejo de chocolate con lazo rojo), T‑336/08, no publicada, EU:T:2010:546, apartados 3 y 19], que todos los productos de que se trata son productos de consumo habitual dirigidos al público en general y que el consumidor medio dentro de este colectivo, normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz, compra tales productos habitualmente de forma rápida y sin prestar gran atención, de modo que el nivel de atención del público pertinente debe considerarse de grado medio.
46      Por consiguiente, procede desestimar la imputación basada en la definición errónea del público pertinente.” (…)
“ Sobre la comparación de los productos de que se trata
73      La recurrente alega, en esencia, que la Sala de Recurso incurrió en diversos errores de apreciación al comparar los productos de que se trata —a saber, por una parte, los productos controvertidos y, por otra parte, los productos comprendidos en la clase 29, designados por la marca anterior— en los apartados 45 a 56 de la resolución impugnada y al concluir, en el apartado 65 de dicha resolución, que los productos en cuestión eran parcialmente idénticos y parcialmente similares en distintos grados. La recurrente señala que la Sala de Recurso tampoco tuvo en cuenta adecuadamente los factores pertinentes al respecto, de conformidad con la jurisprudencia. Como acreditan las pruebas del uso de la marca controvertida presentadas ante la EUIPO, los productos de que se trata son de naturaleza diferente y se comercializan a través de canales de distribución y de puntos de venta también diferentes. Por una parte, como se desprende de una serie de páginas de su sitio de Internet y del sitio de Internet de la coadyuvante, la marca controvertida se utiliza para comercializar fideos orientales de diferentes sabores (carne, pescado, verduras, frutas, cereales, huevo, etc.), esto es, alimentos de comida rápida, cómodos y de precio asequible, mientras que la marca anterior se utiliza para comercializar alimentos gourmet de Galicia de distinta naturaleza (croquetas, pasteles y patés, ensaladilla rusa, patatas fritas para tortilla española, carnes cocinadas a bajas temperaturas, carnes estofadas, carnes deshebradas, postres caseros y salsas), preparados siguiendo métodos de cocina tradicional o «caseros» y más caros. Por otra parte, los productos designados por la marca controvertida se venden en supermercados e hipermercados por todo el territorio español, mientras que los designados por la marca anterior se comercializan exclusivamente a través de Internet o en tiendas gourmet concretas situadas en La Coruña, Albacete, el Principado de Asturias, Madrid y Pontevedra. Así pues, los productos de que se trata nunca se encontrarán en las mismas estanterías.
74      La EUIPO y la coadyuvante rebaten las alegaciones de la recurrente.
75      Como señalan acertadamente la EUIPO y la coadyuvante, para apreciar la similitud de los productos de que se trata, en el sentido del artículo 8, apartado 1, letra b), del Reglamento n.º 207/2009, procede tener en cuenta el grupo de productos protegido por las marcas en conflicto y no los productos efectivamente comercializados con esas marcas [sentencia de 16 de junio de 2010, Kureha/OAMI — Sanofi-Aventis (KREMEZIN), T‑487/08, no publicada, EU:T:2010:237, apartado 71].
76      De ello se deduce que la recurrente no puede reprochar a la Sala de Recurso que haya tenido en cuenta en los apartados 46 a 52 de la resolución impugnada, para comparar los productos de que se trata, la lista de los productos para los que habían sido registradas las marcas en conflicto y que haya desestimado, en el apartado 55 de la resolución impugnada, las alegaciones de la recurrente basadas fundamentalmente en una comparación de las estrategias de marketingadoptadas por esta y por la coadyuvante para comercializar tales productos.
77      Por lo demás, la recurrente no ha formulado una argumentación precisa y detallada para criticar las apreciaciones de la Sala de Recurso recogidas en los apartados 46 a 52 de la resolución impugnada, que la llevaron a concluir, en el apartado 65 de dicha resolución, que los productos para los que las marcas en conflicto habían sido registrados eran parcialmente idénticos y parcialmente similares en distintos grados.
78      Por consiguiente, procede desestimar la imputación basada en la comparación errónea de los productos de que se trata.
79      Habida cuenta de todas las consideraciones anteriores, procede desestimar el motivo único, basado en la infracción del artículo 53, apartado 1, letra a), del Reglamento n.º 207/2009, en relación con el artículo 8, apartado 1, letra b), del mismo Reglamento, y, en consecuencia, desestimar el recurso en su totalidad.”


LINK con la sentencia del Tribunal General europeo, de 29 de enero de 2019.

http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=210243&pageIndex=0&doclang=ES&mode=lst&dir=&occ=first&part=1&cid=10815649

Sobre la marca Yatecomeré “Your tapas company”:
https://www.yatecomere.es/

Sobre la marca Yatekomo:
https://www.gallinablanca.es/productos/marca/yatekomo-de-gallina-blanca/
https://branward.com/portfolio/yatekomo/


LINKS sobre la noticia:

“Y David se comió los fideos de Goliat”
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2019/01/30/david-comio-fideos-goliat/0003_201901G30P32991.htm

https://elderecho.com/tjue-reconoce-la-marca-nacional-figurativa-la-empresa-gallega-yatecomere-frente-yatekomo

https://www.elprogreso.es/articulo/galicia/tribunal-ue-avala-empresa-gallega-disputa-firma-catalana-marca/201901291147031356687.html

https://www.elmundo.es/economia/ahorro-y-consumo/2019/01/29/5c501b53fdddff1a398b466a.html

https://www.elconfidencial.com/empresas/2019-01-29/tjue-yatekomo-marca-alimentacion-ue_1790370/